café latte
Bebidas

La historia del café latte

En el mundo del café, el latte ha sido el punto de partida para las bebidas calientes aromatizadas, dulces y espumosas de las cafeterías modernas que beben los norteamericanos.

De hecho, aunque se remonta a las raíces europeas, el término en sí y la composición del latte fue creado para los turistas norteamericanos como una alternativa del espresso italiano.

Taza con café latte

Tradiciones italianas

El término latte se creó en las regiones de Italia frecuentadas por turistas norteamericanos. Al observar el café tradicional preparado en los hogares italianos, se cree que el capuchino es probablemente la base de la invención del café latte.

Los lattes “se cuecen al vapor” y se crea la deliciosa espuma que se coloca encima, la cual ayuda a suavizar el intenso sabor del espresso que muchos de nosotros aún no hemos conquistado por sí solos. La espuma se logra usando la varilla de vapor para forzar el aire caliente a través de la leche, dándole una base cremosa pero consistente.

Alrededor del mundo

Una forma de latte se puede encontrar en todos los países europeos con muchos nombres diferentes y se ha disfrutado en hogares y cafés desde el siglo XVII. En Francia, por ejemplo, se le conoce como café au lait, pero los franceses lo conocen comúnmente como café crème.

El café latte, café au lait y café con leche son términos domésticos para tomar café y leche como parte del desayuno en casa. Los cafés públicos en Europa y Norteamérica no mencionaban estos términos hasta el siglo XX.

En toda Europa Central, el imperio austro-húngaro tenía varios términos, incluido Kapuziner, que se disfrutaba como una combinación de café, crema, azúcar y especias. Esto es lo más parecido al capuchino italiano, que se hace más sabroso con una pizca de canela.

Si viajas a ciudades como Viena, no verás el café latte esperado en los menús. En su lugar, tendrás que pedir un capuchino o un expreso.

No fue hasta la década de 1980 que las mismas tendencias que vemos aquí en América del Norte llegaron al norte de Europa y Escandinavia, donde el deseo de beber café con leche comenzó a tomar auge nuevamente. A finales de los 90’s se empezó a utilizar el término café latte, sin duda un término más comercializado.

En la actualidad, podemos comprar cualquier tipo de bebida en muchas cafeterías o restaurantes, incluso el latte. Podemos pedirla a domicilio o para llevar y se puede pagar con puntos o con una tarjeta de cliente frecuente de nuestro lugar favorito. Las posibilidades son muchas y lo que queda es disfrutar de un delicioso café.

El latte en Norteamérica

Los californianos afirmarán que fue Lino Meiorin, uno de los primeros propietarios del famoso Café Mediterraneum ubicado en Berkeley, Estados Unidos, fue quien estandarizó el café latte en la década de 1950.

Sin embargo, no se puede negar que fue la ciudad de Seattle, Washington, probablemente el responsable de la locura del “café con leche” que comenzó en la década de 1980 y que todavía vivimos en la actualidad.

En América del Norte, podemos pedir nuestros “lattes”, pero si viajas a Europa y pides un café con leche simple, se te servirá una taza de leche al vapor. Así que mucho ojo.