café espresso
Bebidas

El origen del café espresso

El mundo funciona con café, o al menos eso es lo que afirman algunas personas. Pero si realmente quieres dar un paso adelante, existe el espresso. 

¿Qué es exactamente este tipo de café? Bueno, es una forma de bebida que se hace con agua caliente, café molido empacado y presión extrema. Este proceso permite que la bebida sea mucho más fuerte que la típica taza de café. ¿Pero de dónde viene? ¿En dónde la venden? ¿Es fácil de preparar?

Bueno, todas esas respuestas a tus preguntas están aquí. Primero que nada, no es tan difícil de preparar y su origen es italiano, pero de ello hablaremos más adelante.

Hoy en día, esta bebida se puede solicitar en muchas cafeterías de todo el mundo. Si vas a tu cafetería favorita, pregunta si venden este café. Incluso puedes utilizar las promociones de Starbucks y aprovechar para comprar esta fuerte pero imponente bebida (u otra opción de tu preferencia). Lo importante es quitarse la curiosidad y degustar este rico café.

preparación de café espresso

Orígenes del espresso

El espresso se originó en Italia a finales del siglo XIX y principios del XX. Su nombre proviene de la palabra esprimere que significa “expresar” o “presionar”. A menudo, escucharás a los europeos pedir café expreso o café exprimido.

Una de las razones por las que se creó esta bebida fue para ayudar a reducir el tiempo de preparación, ya que la taza de café habitual puede tardar unos minutos. A menudo se completa en menos de un minuto.

Esta bebida es una forma rápida de aumentar tu energía y, si bien, en opinión de algunas personas, puede tener un sabor amargo, hay muchas formas de hacerlo más dulce.

Café americano y el espresso

El café americano tiene orígenes interesantes. Se dice que fue creado por soldados estadounidenses estacionados en Italia durante la Segunda Guerra Mundial.

Los soldados estaban acostumbrados al café que bebían en América y por eso cuando tomaban espresso, era demasiado fuerte para ellos. Para ayudar a debilitar su sabor abrumador, le agregaban agua caliente, haciendo algo similar a lo que bebían en casa.

Para hacer un café americano, solo necesitas dos ingredientes: agua caliente y espresso. Si bien la mayoría de las veces la proporción de café espresso y agua es de 1: 2, puedes cambiarla a tu gusto. Sin duda alguna, esta bebida va muy bien con un desayuno delicioso, nutritivo y reconfortante, tal vez unos huevos revueltos con un poco de fruta.

¡Simplemente toma una taza, agrega tu agua caliente y vierte tu trago de espresso! Puedes agregar lácteos o saborizantes para personalizarlo si lo deseas. Se puede servir caliente o con hielo.

Café americano y el espresso

Macchiato

Puedes utilizar el espresso para hacer un macchiato. Esta bebida se conoce como bebida en capas, ya que el espresso y los lácteos no se mezclan antes de servir; el macchiato es uno de los cafés más fuertes.

Para hacer el macchiato perfecto, necesitarás espresso y leche al vapor. Para las alternativas no lácteas, puedes usar leche de almendras, soya o avena. Primero, cuece la leche al vapor y viértela en tu taza, reteniendo la espuma y guardándola para más tarde.

Si deseas agregar azúcar o sabores, agrégalos a la leche y revuelve. A continuación, vierte suavemente el espresso en la taza y ten cuidado de no mezclarlo con la leche. Por último, toma la espuma que guardaste de la leche al vapor y colócala en la parte superior del espresso. Puedes disfrutarlo caliente o con hielo. ¡Disfruta de este rico café!