dolor de garganta
Estilo de Vida

Remedios naturales para el dolor de garganta

No dejes que el dolor de garganta arruine tu día, en su lugar, toma estos sencillos consejos con remedios naturales que lograrán que te sientas mucho mejor.

Este tipo de dolor se refiere a la picazón o la irritación de la garganta.

El dolor de garganta puede empeorar cuando intentas hablar, y puedes tener dificultades para comer alimentos y tomar líquidos.

Incluso si el dolor de garganta no es lo suficientemente grave como para un viaje al médico, sigue siendo doloroso y puede impedirle dormir bien por la noche.

Existen medicamentos muy conocidos por su efectividad, ya sea de venta libre o antibióticos. El tamiflu precio variables según la dosis, la cantidad de tabletas, etc. Pero es uno de los más recetados por los médicos.

Afortunadamente, también puedes usar remedios caseros para calmar el dolor y la irritación.

Miel

La miel mezclada en té o tomada sola es un remedio doméstico común para el dolor de garganta.

Se descubrió que la miel era aún más eficaz para domar la tos nocturna que los supresores de la tos comunes. Otras investigaciones muestran que la miel es un sanador eficaz de heridas, lo que significa que puede ayudar a acelerar la cicatrización del dolor de garganta.

Agua salada

Hacer gárgaras con agua salada tibia puede ayudar a calmar el dolor de garganta y descomponer las secreciones. También se sabe que ayuda a matar las bacterias.

Haz una solución de agua salada con media cucharadita de sal en un vaso lleno de agua tibia. Haz gárgaras para ayudar a reducir la hinchazón y mantener la garganta limpia. Esto debe hacerse cada tres horas más o menos.

dolor de garganta

Té de manzanilla

El té de manzanilla es naturalmente calmante. Se ha utilizado durante mucho tiempo con fines medicinales, como calmar el dolor de estómago y evidentemente el de garganta.

A menudo se utiliza por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y astringentes.

Algunas revisiones de estudio han demostrado que la inhalación de vapor de manzanilla puede ayudar a aliviar los síntomas de un resfriado, incluido el dolor de garganta.

Tomar té de manzanilla puede ofrecer el mismo beneficio. También puede estimular el sistema inmunitario para ayudar a su cuerpo a combatir la infección que causó el dolor de garganta en primer lugar.

Menta

La menta es conocida por su capacidad para refrescar el aliento. Los aerosoles de aceite de menta diluido también pueden aliviar el dolor de garganta.

La menta contiene mentol, que ayuda a adelgazar el moco y calmar el dolor de garganta y la tos. La menta también tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antivirales, que pueden fomentar la curación.

Nunca emplees aceites esenciales sin mezclarlos con un aceite portador como aceite de oliva, aceite de almendras dulces o aceite de coco ablandado.

Para el aceite de menta, mezcla cinco gotas del aceite esencial con una onza del aceite portador de tu elección. Nunca ingieras aceites esenciales.

Gárgaras de bicarbonato de sodio

Si bien las gárgaras de agua salada se usan más comúnmente, hacer gárgaras de bicarbonato de sodio mezclado con agua salada también puede ayudar a aliviar el dolor de garganta.

Hacer gárgaras con esta solución puede matar bacterias y prevenir el crecimiento de levaduras y hongos.

Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana (ACV) tiene muchos usos antibacterianos naturales. Numerosos estudios muestran sus efectos antimicrobianos, en la lucha contra las infecciones.

Debido a su naturaleza ácida, se puede utilizar para ayudar a descomponer el moco en la garganta y evitar que las bacterias se propaguen.

Si sientes dolor de garganta, prueba a diluir de 1 a 2 cucharadas de ACV en una taza de agua y haz gárgaras con él. A continuación, toma un pequeño sorbo de la mezcla y repita todo el proceso una o dos veces por hora. Asegúrate de beber mucha agua entre las sesiones de gárgaras.

Hay muchas formas diferentes de usar el vinagre de sida de manzana para tratar el dolor, dependiendo de la gravedad de la enfermedad y también de la sensibilidad de tu cuerpo al vinagre.

Para concluir, recuerda que si tu dolor no mejora deberás consultar a tu médico para que pueda brindarte el tratamiento que mejor se adecúe a tu salud.