3 razones para la ingesta de proteínas en el desayuno

ingesta de proteínas en el desayuno

Te compartimos 3 razones por las que la ingesta de proteínas en el desayuno es importante para mantener una vida saludable. Sigue leyendo…

Aunque la mayoría de las personas obtienen suficiente proteína en el transcurso del día, sus alimentos ricos en proteínas generalmente se inclinan hacia las comidas del almuerzo y la cena.  Por desgracia, esto no siempre es óptimo para el cuerpo. 

Mira estas 3 razones por las que la ingesta de proteínas en el desayuno es importante:

1) Las proteínas ayudan a las personas a sentirse llenas y saciadas, y la incorporación de proteínas en el desayuno puede ayudarle a sentirse más lleno durante la primera mitad del día.  Para quienes se preocupan por mantener o perder peso, esto puede ser muy importante.

2) Un desayuno con carbohidratos y proteínas crea una mejor respuesta de azúcar en la sangre en comparación con aquellos desayunos que sólo contienen carbohidratos.  Esto significa que un desayuno con proteínas ayudará a crear un aumento más gradual del azúcar en sangre, en comparación con un pico y una caída rápidos.  Esto puede ser especialmente útil para quienes padecen enfermedades como la diabetes o la prediabetes.

3) Para los atletas que leen:  Es probable que su cuerpo sólo sea capaz de utilizar una cierta cantidad de proteínas en un momento dado para la curación, la recuperación y la construcción de los músculos.  Las investigaciones preliminares indican que la mayoría de las personas utilizan entre 20 y 30 gramos cada vez.  Esto significa -especialmente para los atletas- que espaciar la ingesta a lo largo de todo el día es mucho mejor para los músculos que comer un trozo monstruoso de pollo a la parrilla por la noche.

Vale, ¡creo que ya me he explicado! Para ayudarte, he creado esta lista para señalar algunas formas fáciles de añadir proteínas a tus opciones de desayuno….

Formas para añadir proteínas al desayuno

1.Prepara las hojuelas de avena con leche en lugar de con agua.

2.Considere la posibilidad de añadir mantequilla de almendras o de cacahuete a sus hojuelas de avena o batidos.

3.Haz una tortilla de verduras con huevos o claras de huevo.

4.Si vas deprisa, toma 1 o 2 huevos duros para una opción proteica rápida.  Combínalo con una pieza de fruta que aporte carbohidratos saludables y tendrás una opción equilibrada para llevar.

5.Mezcla requesón con fruta para obtener una mezcla de carbohidratos saludables y proteínas.

6.Incluye yogur en el desayuno.  El yogur griego tiene más proteínas y menos azúcar que el yogur normal, pero cualquiera de los dos puede ser una buena opción.  Para reducir el azúcar añadido en las variedades con sabor, elige las versiones naturales y añade tu propia fruta para endulzarlo.

7.Añade tofu sedoso a tus batidos.

8.Prepara un burrito para el desayuno: revuelve los huevos, cúbrelos con salsa y colócalos en una tortilla integral pequeña.

9.Unta una tostada de pan integral con pasas con queso ricotta parcialmente descremado y cúbrela con fresas en rodajas y nueces.

10.Prueba recetas de tortitas integrales que incluyan en sus ingredientes yogur griego, requesón o requesón parcialmente desnatado.

11.Añade un vaso de leche a tu desayuno.  Ten en cuenta que algunas de las alternativas a la leche no contienen la misma cantidad de proteínas que la leche normal.  La leche de almendras, por ejemplo, suele contener 1 gramo de proteínas por taza, frente a los 8 gramos por taza de la leche normal.  Sin embargo, existen versiones de la leche de almendras enriquecidas con proteínas.

12.Añade yogur, leche o proteína en polvo a tu receta de batido favorita.

13.Espolvorea semillas de calabaza o frutos secos en tu parfait de yogur o sobre los cereales calientes.

14.Añade un trozo de queso mozzarella parcialmente descremado al lado de tu comida matutina.

15.Prepara magdalenas de huevo.  Pronto publicaré una receta sobre ellos, pero básicamente se trata de batir unas verduras previamente salteadas, huevos y queso.  Hornéalos en un molde para magdalenas hasta que estén firmes.  Puedes guardarlas en la nevera y meter unas cuantas en el microondas para desayunar por la mañana.

16.Utiliza la quinoa cocida tibia como opción de desayuno para obtener un grano que contenga más proteínas que los cereales tradicionales.  Combínala con un poco de leche, compota de manzana, canela y una manzana en rodajas para un delicioso desayuno.

17.Prepara avena de un día para otro con yogur griego o leche.

18.Pica un poco de jamón para añadirlo a tu tortilla matutina.

19.Considera un desayuno menos tradicional, como un sándwich de pavo y queso en pan integral.

También te puede interesar: Comidas para hacer con atún enlatado

Artículos recomendados