pizza delgada con verduras
Comidas

Cómo convertir tu pizza en un alimento saludable

A menos que la prepares tú mismo, es difícil servir una pizza saludable. La pizza está en el menú de 1 de cada 8 personas en Norteamérica, según la Encuesta de Salud Nacional y Examen de Nutrición.

En esos días, representa el 25 por ciento de las calorías promedio de un adulto y un tercio del sodio. Con unos simples ajustes puedes convertir tu pizza en un alimento más saludable. Síguelos y no pierdas de vista los detalles más pequeños.

pizza de masa delgada con verduras

1. Reduce el tamaño de tu pizza

Opta por pizzas medianas en lugar de grandes. Puedes hacer una gran diferencia nutricional rebanada por rebanada, y es probable que a nadie le importe que las rebanadas sean un poco más pequeñas.

Por ejemplo, una porción de una pizza de queso grande tiene 280 calorías, 9 gramos de grasa, 4 gramos de grasa saturada y 680 mg de sodio. Una rebanada mediana tiene 200 calorías, 7 gramos de grasa, 3 gramos de grasa saturada y 480 mg de sodio.

Cuídate de la hipertensión o de los problemas vasculares que pueden ser originados por comer altas porciones de sal, grasa y azúcares.

2. No pidas una extra pizza

Rellenar una base grande con queso agrega aproximadamente 20 calorías, 2 gramos de grasa y 120 mg de sodio por rebanada. Y hablando de queso, no tenemos que decirte que las palabras “extra”, “doble” y “triple” aumentan las calorías, la grasa y el sodio.

3. Apila las verduras

Cualquier vegetal es un aderezo más saludable que la carne. La mayoría se casa bien con la pizza, así que mezcla y combina tus favoritos. Una pizza de verduras tiene menos calorías y menos grasa, y hay una sorprendente cantidad de opciones decentes.

Si realmente quieres carne, opta por pollo o jamón magro en lugar de salchichas o pepperoni.

4. Pide masa delgada, no profunda

Obtendrás muchas más calorías y grasas en una pizza de plato hondo o estilo sartén que en una normal. Por ejemplo, una tipo Deep Dish tiene 320 calorías y 11 gramos de grasa por rebanada. Una rebanada de tu pizza regular tiene 250 calorías y 8 gramos de grasa.

5. Comienza con una ensalada

Investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania encontraron que las mujeres que comían una ensalada mixta grande (alrededor de 3 tazas) antes de una comida, consumían un 12 por ciento menos de calorías, incluso cuando se tomaban en cuenta las calorías de la ensalada.

6. No pidas aderezos

Probablemente estés familiarizado con la salsa de ajo con mantequilla que se incluye al lado de tu pizza. Cuando pidas pizzas a domicilio para toda tu familia, evita comprar los aderezos que ofrecen las cadenas en los últimos años, incluso las versiones de mantequilla de ajo o salsa ranchera.

Como era de esperar, estas salsas agregan grasas y calorías significativas. Por ejemplo, una porción de salsa César contiene 250 calorías y 25 gramos de grasa, mientras que la salsa César con ajo y mantequilla tiene 380 calorías y 42 gramos de grasa. ¿Te imaginas cuanta grasa puedes consumir en una sola porción?