secreción nasal
Estilo de Vida

¿Qué está causando la secreción nasal de tu hijo?

La secreción nasal no siempre se debe a un problema de gripe, por ello hoy quiero contarte más acerca de las causas que le podrían estar ocasionando esto a tu hijo.

Si parece que tu hijo tiene una secreción nasal constante, es muy posible que sea así. La secreción nasal (rinorrea) es un síntoma común de muchas enfermedades infantiles.

Como resultado, a los padres a veces les resulta difícil determinar la causa raíz y encontrar el tratamiento más eficaz.

Una nariz que moquea puede significar una variedad de cosas, desde algo tan simple como un resfriado o alergias hasta algo más significativo, como una infección sinusal.

A continuación, otros factores que podrían estar causando estar molestias:

Alergias

Las investigaciones muestran que alrededor del 40% de los niños entre las edades de 6 y 19 años tienen sensibilización a al menos un alérgeno común, siendo la reactividad y la inflamación dentro de la nariz los síntomas más comunes.

Este tipo de sensibilidad alérgica se llama rinitis alérgica o fiebre del heno.

La rinitis alérgica es causada por una respuesta excesiva del sistema inmunológico del cuerpo a algo en el ambiente (como polen, esporas de moho, ácaros del polvo o caspa de mascotas) que se respira.

La mayoría de las alergias, como las estacionales, por ejemplo, son incómodas, pero no del todo graves. Otros, como las alergias alimentarias graves, pueden poner en peligro la vida.

niños con secreción nasal

Resfriado común

Según estudios, los niños en edad preescolar tienen un promedio de seis a ocho resfriados por año.

La secreción nasal es un síntoma del resfriado común, que es causado por una infección viral de la nariz y la garganta.

Si bien es molesto, tener secreción nasal con un resfriado tiene un propósito: la mucosidad funciona para eliminar el virus del cuerpo.

Otros signos y síntomas de un resfriado en niños:

  • Congestión
  • Tos
  • Dificultad para tragar
  • Fiebre baja
  • Estornudos
  • Dolor de garganta

En estos casos el antiflu des pediátrico es recomendado para aliviar los malestares de tu hijo, pero antes de suministrarlo pregunta al pediatra sobre la dosis y la frecuencia que requerirá para ponerse mejor.

Otras infecciones del tracto respiratorio

Las infecciones virales del tracto respiratorio como la influenza (gripe) también pueden causar secreción nasal, especialmente en los niños más pequeños.

Si bien esto es menos usual con la gripe que con el resfriado, tiene el mismo propósito: eliminar el virus del cuerpo.

Otros signos de una infección respiratoria viral incluyen congestión nasal, tos y picazón en la garganta.

Tabique desviado

Un tabique desviado ocurre cuando el hueso y el cartílago que separa la cavidad nasal (llamado tabique) se desplaza hacia un lado, lo que hace que un conducto nasal sea más estrecho que el otro.

Un tabique torcido puede interferir con el drenaje adecuado de la mucosidad de los senos paranasales, lo que resulta en secreción nasal crónica y/o goteo posnasal.

Rinitis no alérgica

Si bien la rinitis no alérgica comparte muchos síntomas con la rinitis alérgica, tiene diferentes desencadenantes.

En lugar de una infección o alergia, la rinitis no alérgica es causada por algo que irrita o estimula la nariz.

Sinusitis

Los senos son los conjuntos de espacios huecos ubicados alrededor de los ojos, la nariz y la frente. Si una persona tiene un resfriado o alergias, los senos paranasales pueden inflamarse y producir más mucosidad de lo normal.

Si esa mucosidad no puede drenar de manera efectiva, los senos paranasales pueden bloquearse.

Los gérmenes que quedan atrapados en los senos paranasales pueden provocar sinusitis o una infección de los senos paranasales. Los síntomas de la sinusitis incluyen fiebre, secreción nasal verde y dolor de cabeza.

Para concluir, toma en cuenta que la secreción nasal de tu hijo puede ser más que una simple molestia. Los virus se propagan a través de gotitas en los estornudos, la tos y la nariz goteante.

Dado lo difícil que puede ser evitar que un niño se toque la cara o la boca, los niños pueden propagar gérmenes muy fácilmente a los demás.

Para detener la secreción nasal de tu hijo, opta por un tratamiento que aborde la causa subyacente, ya sean alergias o una infección. Los tratamientos que se enfocan en síntomas nasales específicos también pueden ofrecer alivio para las narices pequeñas.